¡Recibí una caja con Alfajores "Alfapampa"!

Como todos los días volví de mi ronda habitual de recorrer la ciudad buscando las variedades más locas y desconocidas de alfajores y haciendo justicia alfajoril allí donde ella es requerida. Tras horas y horas de recorrer azoteas y techos de edificios dejando mi larga capa oscura de chocolate flotando tras de mí, suelo quedar bastante cansado por lo que llegar a mi mansión alfajómana es una especie de bálsamo que eleva mi espíritu y consuela mi mente. Está claro que no es una tarea fácil ser un superhéroe en esta oscura y perversa ciudad pero, hey, alguien tiene que hacerlo. Y ese alguien soy yo.

Es así como prestamente mi carruaje de caballos negros recorre los más de 5 kilómetros de camino de tierra y ripio, defendido por altas y frondosas paredes de árboles oscuros con formas bizarras y cuasi humanas. Llego al fin al final del camino, y diviso entre la bruma el foso que rodea mi castillo antiguo y derruido, tan oscuro y tenebroso que se diría todo de algodón, como Platero. Me acerco hacia el borde del abismo que me aleja de la entrada y compruebo con alegría que las bestias innombrables que escondo en el fondo hoy hicieron nuevamente su trabajo de manera ejemplar. Sin ocultar una sonrisa que pugna por salir de mis labios veo flotando sobre la superficie de un lago tan oscuro como el alquitrán la capa de un pobre desdichado que intentó penetrar las inexpugnables murallas de mi refugio, quedando ella como el triste y mudo recuerdo de un insolente que osó creer que podría robar los secretos de un alfajómano, el más peligroso de todos ellos.

Al cruzar el portal gris y derruido de mi fortaleza bajo de mi carruaje y me dispongo a saludar a mis 15 sirvientes, los cuales esperan obedientemente cada noche mi vuelta sin decir palabra, porque saben que tienen prohibido hablar a menos de que yo los autorice, so pena de quedarse sin su ración diaria de alfajores. El ritual es siempre el mismo: los 15 esperan alineados horizontalmente en el hall principal, mirando hacia el suelo, juntando sus manos tras la espalda, y cuidando de que ninguno de ellos se pose bajo la única y mortecina luz que proviene de un candelabro de varios siglos de antigüedad, heredado de condes, reyes y otros nobles alfajómanos que me preceden. Ninguno de mis sirvientes osa robarme la luz ya que ella está reservada para una sóla persona: el Lord de los Alfajores.

Me acerco al más viejo de ellos, al que llamo Asdrubal, no sé siquiera si es su verdadero nombre, pero me causa gracia pensar en que el no puede hacer nada por cambiar la situación. El miedo atávico, cuasi primal, que Asdrubal tiene de perder su ración de alfajores es mayor que la insolencia subyaciente en su alma de contradecir a su amo y declarar que ese no es su nombre. Se acerca a mi lentamente, y con temor, levanta su mano, pálida y huesuda, la cual han levantado y transportado cantidades ingentes e innumerables de alfajores durante décadas. Sin decir palabra Asdrubal señala a un paquete que espera en la mesa principal del comedor, la cual mide unos 15 metros y está reservada solo para mí. Me acerco y encuentro esto:



Casi sin darme cuenta me despierto de mi asfixiante sueño y vuelvo a la realidad: no existe el castillo, ni los 15 sirvientes, ni el carruaje, estoy en mi cama y es sábado. Pero sigue existiendo el Lord de los Alfajores, ese personaje que hace 7 años sigue analizando todos los mejores ejemplares de esta noble golosina, y con alegría me levanto y recuerdo que la gente de Alfapampa me mandó un pack de alfajores para analizar. Y sonrío y digo "esto es vida". 


Es así queridos alfajómanos, hoy voy a analizar este hermoso paquete que recibí en mi casa de unos alfajores que nunca había probado, y al tener varios tipos los voy a analizar en un sólo post para dar una nota global. Vamos primero con el alfajor negro, sin duda el que la mayoría quiere probar primero. Es un alfajor de masa oscura y suave, que no genera excesivas migas, y las que genera son muy pequeñas. 

Todo el conjunto tiene un ligero olor a limón y cacao muy agradable. La capa de dulce de leche no es de las más grandes pero tiene un sabor interesante y es cremoso. Lo que decepciona un poco es la cobertura, a pesar de decir "alfajor de chocolate", la cobertura es baño de repostería. El sabor dura un tiempo medio en la boca. 
Puntuación: 3.5 sobre 5. 


Los mini alfajores cuentan con casi todas las mismas características de su hermano mayor, con la diferencia de que la masa es de un color ligeramente más claro. La cobertura también es de baño de repostería y tiene una crocancia al morder que lo hace muy agradable, aunque como pueden ver en la foto es una capa muy delgada. El tamaño es el mismo de los mini Jorgito y son ideales para llevar a una reunión de amigos o familia. 
Puntuación: 3.5 sobre 5. 


Vamos al último, el de maicena. La masa es increíblemente suave y esponjosa, y no genera una cantidad excesiva de migas, algo muy bueno. Como pueden ver en la foto, la capa de dulce de leche tiene el mismo tamaño que las galletas, es cremoso y no empalaga en absoluto. Viene ademas decorado con una gran cantidad de coco rallado, como suele ser norma en este tipo de alfajores.

Lo mejor de este alfajor es que puede ser consumido sin necesidad de bebida alguna, lo que lo hace apto para comer en la calle, a diferencia de otros alfajores de maicena. No cae pesado y el sabor dura bastante en el paladar. 
Puntuación: 4.5 sobre 5. 


En resumen: un excelente producto en todas sus variedades, que me han dejado una muy buena impresión y que recomiendo que prueben si los encuentran, no serán los mejores pero valen la pena.

Les paso otros datos enviados por la gente de "Alfa Pampa": El valor de los alfajores grandes está entre 3$ o 3,5$. Se pueden conseguir en todos los kioscos Open25!, también se distribuyen en zona sur de gran Bs As y Mar del Plata, Rio Negro, Mendoza. Tambien los pueden conseguir en los supermercados chinos de capital y GBA.

¡Salud y alfajores, queridos alfajómanos!

Comentarios

Alejandro Wyler dijo…
Chabón, encontré este blog buscando para ver si alguien ya lo habia hecho, estaba preparando uno propio pero no veo el sentido de robar su idea. Usted es un groso, no estoy muy de acuerdo con su Ranking pero si con la desmitificacion del CDE, me gusto mucho el blog y espero poder seguir leyendolo un poco mas. Considero que el Alfajor deberia ser el bocadillo preferido del mundo. Me considero un militante de los alfajores. Espero lea este mensaje y considere subir al Jorgelin al menos 3 puestos en su ranking.
Lord Khyron dijo…
Hola Alejandro, gracias por sus comentarios. Lo bueno del mismo es que es exactamente lo que busco, que no estemos de acuerdo porque para eso existe el gusto personal y eso es lo que trata de reflejar este espacio. Con todo lo que aprecio al Jorgito difícilmente vaya a subir en mi escala personal porque hay otros que se ganan mi preferencia. Sin más me despido deseándole mucha salud y alfajores!

El Lord