Alfajor Vauquita! si, es verdad!!

Aciágos días son estos para aquellos seres humanos de bien que amamos los tiempos frescos y tenemos la suerte (o desgracia) de vivir en la Capital Federal y sus alrededores. Por algún extraño designio de vaya a saber uno que mente superior parece que el mes de abril no se enteró que está en otoño y nos está entregando todos los días unos "divertidísimos" 30º de temperatura. Como bien sabe todo alfajómano de ley, no es esta una temperatura apta para disfrutar correctamente de nuestro vicio favorito de devorar ingentes cantidades de redondeles alfajorísticos. No señor.
Pero no es sólo esto lo que me rompe soberanamente los testículos. No podemos rajar (por ahora y mejor no demos ideas) a ningún jefe de gobierno, alcalde, intendente, o quien carajomierda (gracias Mirtha) esté a cargo debido a que la temperatura no es la adecuada para la época del año. Lo que más me provoca escozor en las gónadas son las absurdas y cuasi demenciales conductas del porteño medio cuando la temperatura baja un par de grados. Es así como vemos que frente a la mortal cifra de 16-18º el porteño medio tiende a tirarse medio guardarropas encima. Buzos, poleras, camperas, ¡¡¡guantes!!!, ¡¡¡bufandas!!!!y demases aparecen ipso facto para la dura tarea de enfrentarse a la nueva era glacial y a las duras ventiscas capitalinas del mes en curso. Sabemos que año a año millones de personas que mueren en las avenidas capitalinas por tan inhumano clima.
Esto fue pico de rating, este país no tiene salvación
Me pueden decir que cada uno siente distinta la temperatura y frente a eso no puedo decir nada, ya que tienen razón. Sin embargo por más que intente no voy a entender jamás de los jamases a aquellos cuasi humanos que viajan conmigo en el subte linea B día a día. En el tunel del subterráneo el calor se concentra en cantidades absurdas y se podría decir que hasta que no hace frío de verdad (como en los meses de junio-julio) éste no se va del todo. Cuesta entender que en esta situación la gente opte por vestirse con gruesas camperas, tapados y horripilantes pulóveres que harían sufrir de calor al mismísimo Yeti.
Pero lo que más me desconcierta es la existencia de algún subnormal que en pos de que los pasajeros viajemos de la peor manera posible, amén de viajar ensardinados, cierra TODAS LAS PUTAS VENTANAS de casi todos los vagones. Que este hijoderecontradiezmilvagonescargadosdeprostitutasconsifilis haga eso es una cosa, pero lo más cómico es ver a muchos pasajeros que, como yo, están al borde del sofocamiento pero no son capaces de mover siquiera el último músculo del upite para bajar las ventanas del subte. O las típicas señorasviejaschotasdelorto que empiezan a bufar, hablar en voz alta y quejarse de lo mal que se viaja pensando que con eso ahi donde no la escucha ni el más insignificante empleado del subte podrán cambiar algo. Por eso este blog quiere empezar la campaña "NO AL CIERRE DE VENTANAS EN EL SUBTE B", por lo que ya saben queridos acólitos, si ustedes ven una situación así en el vagón en el que viajan hagan un favor y traten de ventilar un poco, nadie pero nadie se va a morir de frio cuando afuera hay 20º, no jodamos. Y si alguien se queja....apliquen el famoso cortito de Karadagián, que por algo fue famoso.
No es joda, tiene MUCHO dulce de leche
No es sólo eso de los que vengo a hablarles hoy. Como bien adelanté hace unos días la review del día está dedicada a un alfajor salido hace muy poco al mercado y que varios alfajómanos a través de mensajes me pidieron que critique. Estamos hablando del alfajor Vauquita, mismo nombre que tiene la casi diría mítica golosina que hace años viene haciendo las delicias de muchos alfajómanos y kioskómanos. Dicha golosina esta hecha casi integramente con dulce de leche, por lo que la empresa que la elabora decidió apoyarse en dicho maravilloso elemento para diferenciarse de los demás alfajores. Y es así como el packaging nos promete patearnos directamente en las encías con la frase "Super dulce de leche". Veamos si esto es así.
Primero llama la atención del packaging no sólo la frase anteriormente dicha, en letra muy grande sino además su color amarillo furioso, y un dibujo de un alfajor al que le cae una gran cantidad de leche encima. Al abrir el mismo nos encontramos con un alfajor de tamaño más que respetable, de dos tapas pero que parece de tres por su altura. El baño de repostería es de un color marrón muy oscuro y con esas vetitas en la superficie que tanto me gustan. Al morder nos damos cuenta que no es joda lo que promete. Este alfajor tiene MUCHO dulce de leche, de una consistencia sumamente cremosa que hace que se estire cual muzzarella sobre una pizza. Su dulzura esta también en el punto justo y tiene el toque de gusto a vainilla que tanto me gusta. Impagable. Sin duda es el punto fuerte de este alfajor y por el cual lo recordaré mucho tiempo.
El baño de reposteria tiene un gusto de cacao amargo y viene en una cantidad abundante. Las galletitas son de color marron, de un sabor suave y que no ocasionan excesivas migas. Lo único que puedo objetarle a este producto es que es recomendable acompañarlo con algo para beber ya que la consistencia de sus ingredientes hace que sea difícil de digerir. Este mismo factor hace que también caiga bastante pesado por lo que tras consumirlo sentiremos en nuestro estomago algo parecido a un mamut durante unos minutos. Pero también es de destacar que el sabor dura un buen rato por lo que dichos momentos son más que interesantes. Con todo esto no queda más que decir que:

Lo mejor: el super dulce de leche!!

Lo peor: cae un poco pesado.

Calificación: 4 sobre 5





Comentarios

Lord Khyron dijo…
No puedo esperar a comerme otro Lord!!!
Tegin dijo…
el otro día, desafiado por vuestra respuesta a mi comentario último, caminé hasta que me sangraron las plantas de los pies hasta el kiosco ubicado a 120mts de mi casa. Grande fue mi sorpresa al ver la golosina en cuestión, y a falta de Cachafaz de maicena me llevé este.

Solamente puedo decir que esta review es una de las más acertadas que leí acá.

Como pesista que soy debo ingerir meriendas que producirían una crisis diabética en cualquier ser humano normal, por eemplo: 4 tostadas con dulce de leche y una taza de leche con mucho azúcar...el otro día reemplacé las tostadas (4, con dulce de leche, soy reiterativo pero es una animalada) por esta maravilla culinaria y no me podía mover, qué linda sensación, la puta que vale la pena estar vivo (?). Es casi infantil decir esto pero la leche es un muy buen acompañante para este redondelito de sabor.

Me quito el sombrero, tengo un nuevo favorito.
Thotila dijo…
Lo tengo visto este alfajor, siempre desconfie del mismo, ahora no puedo esperar a probarlo.
Es cierto lo que dice del subte, yo viajo seguido en todos y en todos es mas o menos igual, salvo en el A, esas ventanas prehistoricas con mecanismo guillotina amedrentan a cualquiera que ose tocarlas, se rumorea que estan en la misma posicion que las dejo Peron en el 52.
¿La primer foto es el parto de un bebe in-vitro?¿Es un avance de Matrix 4? no se va a encontrar "la feliz (en ingles)" ni con microscopio despues, ¿habra meado en el agua?¿el agua estaba de turbia antes o se enturbio despues?
Cuantos interrogantes... me voy acomprar un Vauquita.

Saludos.
Eric dijo…
Ah, pero ya mismo salgo corriendo a comprarme uno. Estaba esperando esta reseña!
La vauquita es una de mis golosinas preferidas, le tenía muchas esperanzas a este alfajor.
Coincido, además, en la observación acerca del invierno que no llega...
Necesito YA mismo una temperatura máxima de 10º para tirarme a comer alfajores con Nesquik y mirar los dibujos animados por televisión.
Natalia Alabel dijo…
Lord, se deshizo tanto en halagos que me sorprendió el 4/5, pensé que iba a darle la puntuación mayor.

Aún no lo he probado, pero como siempre después de leer su review, iré al kiosko a ver si consigo uno. Cómo me tiento cada vez que entro a este blog!

Abrazo!
ceci dijo…
Qué geniooooo! Justo hoy llegue comentandole a un alfajómano del trabajo lo delicioso que es el Vauquita. Yo lo compartí con mi novio, así que no registré que era pesado. Pero fua, qué rico!
Qué buen blogggg.
tiacosas dijo…
Este alfajor es la gloria. Muerte al Cachafaz, al Capitán del Espacio, al Ser Light (?). El nuevo preferido de un rango de precio decente, es el Vauquita.

El problema que le encontré es que se deforma fácil, encima con el calor, hay que elegir bien, sino es un pasticho.

Y el Subte B, bueno, es el túnel del infierno. Siempre corre un viento acalorado y denso por los túneles. A veces pienso que van a salir demonios más que subtes, de ahí.
Lord Khyron dijo…
Estimado Lord: no espere y cómase otro

Estimado Tegin: concuerdo en que la leche le hace justicia a este redondel. Gracias por sus conceptos.

Estimado Thotila: responda los interrogantes mientras se manduca uno de estos redondeles.

Estimado Eric: frío era el de antes, como en la década del 90 (guiño, guiño)

Estimada Natalia: el punto menos es porque cae pesado y la verdad es que no es muy facil de conseguir tampoco.

Estimada Ceci: bienvenida a este espacio de discusión alfajoril. Gracias por sus conceptos y espero que siga leyendo.

Estimada Tiacosas: parece que ya son varios los que se suman a la horda de fans de este nuevo alfajor. Y si, el calor como dejé bien en claro en la review, apesta!!

A todos les recuerdo que sigan volviendo por acá ya que........

el mundo es un alfajor!!
A.M. dijo…
Hace más de un mes que degusto esta maravilla y la recomiendo a quién quiera oírme. El problema es que no mucha gente quiere oírme... pero este alfajor entra sin dudas en el top five. Tengamos en cuenta un detalle... pesa 80 gramos. Un alfajor triple grande, como el Jorgelin o el Fantoche pesan eso. En general, los triples no pasan de los 70 gramos.
Este alfajor reemplaza una capa de galletita directamente con dulce de leche. O sea que su relleno equivale a las dos capas de dulce y a la capa media de galletita de cualquier triple grande.
ZARPADO!!!!!
Epifanio dijo…
Estimado Lord de los alfajores:

Paso a devolverle el cumplido, ya que en un blog tan magro como el mío (magro en cantidad de visitas, no tanto en grasitud) un comentario es un mundo, y su comentario me llena de orgullo.

El alfajor Vauquita aun no ha caido en mis garras, por la sencilla razón de que los kiosqueros de mi barrio son transexuales, y ya sabemos lo que piensan los transexuales de la Vauquita. Pero ya lo conseguiré, es un acontecimiento tan grande como Terminator 2 (entendiendo que la golosina Vauquita Kicks Ass, y esto sería como la continuación... bueno, nada, me parece que no tiene punto de comparación, pero hay que hacer un mensaje bien largo para que se note).

En otro orden de cosas, pásese por mi último post, en el cual hablo de un hornito eléctrico que se las trae, y pongo "a parir" (como dicen los gallegos) a este anacrónico Mister T de Sprayette. Ah... internet y la impunidad!

Saludos cordiales. Viva el dulce de cajeta en forma de alfajor. (Así le dicen los mexicanos, a mi no me miren).
Paulina dijo…
que sarpado aljafor chaboooon
desde q lo conoci, no dejo de comprar el mismo..
saludos melmacianos
alfajor popularrr dijo…
Estimado Lord, coincido con el puntaje que ser lleva el Vauquita.
Si bien no deja de ser un producto super recomendable, presenta un problema muy concreto que, para mi gusto, lo aleja de la perfección, tal como sucede con el Cachafaz de maicena: EMPALAGA, Y CÓMO!!!

Es debido a este detalle no menor que recomiendo una ingesta espaciada del mismo, ya que el abuso puede inducir una dramática sobredosis de glucosa.

Sin otro particular, saludo atentamente.
4 de 5?
no no
estoy en desacuerdo
7 sobre 5 .. minimo
Anónimo dijo…
SIETEEEE SOBREEE CINCOOOO...SIETEEE SOBREEE CINCOOOO...

INJUSTICIAAAAA SE MERECE LA CALIFICACION MAXIMAAAA!!!
LORD CUANTAS VECES SE HABRA CLAVADO UNA PORCION DE LECHON CALIENTE CON CERVEZA,AHORA ME DICE QUE EL VAUQUITA LE CAE PESADO,DEJEMONOS DE JODER!!!
Anónimo dijo…
Que frio de mierdaaaa!!!!
Me voy a comprar una caja de alfajores vauquita.
Muerte al cachafaz!!!
Marcos dijo…
Los de cachafaz se fueron al carajo. Primero salìa 1.50 y me cansé de regalarlos. Ahora están com 3 mangos, olvídese Mr Cachafaz. Uno menos.

respecto del Vauquita, mammmmmmá... Lo descubrí hace unos meses en un quiosco. Mi Dios... lástima que no hay teléfonos de contacto con quienes lo fabrican (mal ahí) porque tengo que agradecerles!. En la Plata se consiguen desde 1.90 (a la vuelta de mi casa), 2 pesos un poquito más al centro (es el precio que mas se repite), 2.10 (frente a la Facultad de Bellas Artes) y hasta 2.50 (un zarpado que tiene el boliche en calle 7 entre 57 y 58.

Saludos
Anónimo dijo…
Hace poco descubri el alfajor vauquita y ya lo converti en mi predilecto de la temporada otoño invierno 09. Lo que mas me emociono es que no hacen publicidad falsa,la imagen de la envoltura coincide con la realidad, VERDADERAMENTE TIENE MUCHO DULCE DE LECHE!!!
Jesus dijo…
Es una joda...con la Vauquita no se jode che!!

Analizaremos en profundidad, ni lo dude.
Anónimo dijo…
El alfajor Vauquita tiene demasiada esencia de vainilla, pero no está mal.

Recomiendo uno: alfajor Rapa Nui de frutilla o frutos rojos, barilochense. Un alfajor realmente conmovedor.
condorita dijo…
El Vauquita es sobredosis de dulce de leche, me encanta.

También me sumo a la recomendación de Anónimo: el Rapa Nui es supremo: dulce de frambuesa bañado en chocolate amargo. Un alfajor gourmet.
Anónimo dijo…
hola a todos, probaron el nuevo ALFAJOR VAUQUITA CAPUCCINO CON CHOCOLATE BLANCO está barbaro!!!
Anónimo dijo…
Estimados,

les paso el mail de VAUQUITA por si alguien quiere felicitarlos: info@vauquita.com.ar
Saludos
federico dijo…
El dulce de leche es medio feo, aparte siente como los granitos de azucar, no me gusto eso, pero despues de eso esta bueno.
Diegol dijo…
Sinceramente esperaba más después de leer tantos halagos.
No niego que es un gran alfajor y el ddl es buenísimo y abundante, pero me parece que muchos detuvieron su análisis ahí; tal vez tuve la mala suerte de que caiga en mis manos un ejemplar de segunda selección, pero debo confesar que lo grandioso del ddl contrasta (zarpadamente) con el baño de chocolate (muchos alfajores de los suburbios cuentan con una cobertura de mejor calidad).

Ahora voy por un Capucchino a ver qué onda.