Alfajor Fantoche Sport: ¿otro alfajor "Ser"?

Alfajores Mamuschka de chocolate con dulce de leche. ¿Lo bueno viene en frasco chico?

Es difícil cambiar las costumbres que uno tiene día a día. Como un hombre de más de 40 que ha consumido muchos alfajores, siempre he creído que los alfajores tienen que tener dos capas grandes de galletita que acompañen al relleno. Tiene que haber presencia de la masa, presencia al morder, tengo que sentir el poder de las harinas fluyendo a través de mis venas al morder, so pena de marcarlos como tibios a todos aquellos que olvidan de poner una capa importante de galletita. 

Lo mismo me pasa con el relleno. "No se puede tener una capa de relleno más grande que la de galletitas" me dije una y mil veces para mí mismo mientras escribo estas reviews que cada vez con menos frecuencia subo a esta plataforma a la que decidí subirme en 2006 para discutir sobre algo que para la mayoría eran "solo alfajores". No, claro, el relleno a lo sumo tiene que tener la misma proporción que las galletitas. "Horror sobre el destino del futuro de la humanidad si un día se ponen de moda los alfajores con relleno más grande que las galletitas"pensé prejuiciosamente. 



Y un día me cae una caja de alfajores Mamuschka, amabilidad de la marca de chocolates hechos en Bariloche. Ya he visto el intento de marcas especializadas en otras variedades de la repostería intentar entrar en el pobladísimo panorama de los alfajores, con resultados diversos. Nunca superan a los que se dedican puramente a hacer alfajores y luego se abren a otras posibilidades, como es este caso. Me llegan con un comunicado de prensa que prometen "revolucionar los alfajores, traer sabores nuevos" y otras típicas declaraciones grandilocuentes que los que trabajamos en comunicación y marketing estamos acostumbrados a tirar hasta para vender un clavo.



"Una masa de harina de almendras" leo. Nunca probé un alfajor con este ingrediente y desconfío. Veo el pequeño tamaño de cada uno de estos y vuelvo a sospechar. Vuelvo a pensar en esos negocios ubicados en zonas caras de la Capital Federal que te venden todo chiquito y sin sabor a nada metiendo la palabra "gourmet" en sus cartas para tratar de justificar el exagerado precio. Abro la caja (una de las más hermosas que he visto en mi vida) y me encuentro con 6 redondeles envueltos en papel dorado y me entusiasmo.




Rompo el papel color oro, como un Indiana Jones encontrando la estatua de oro en un templo perdido. Veo el redondel marrón claro, lo acerco a mi nariz, y el olor inconfundible de chocolate, ese que te hace aguar la boca, está ahí. Y procedo a morder, y con mezcla de horror/sorpresa me encuentro con una capa más grande de relleno de dulce de leche que la capa de galletas, que exagerando debe haber durado unos 5 décimas de segundo porque luego el relleno invadió mi paladar.

Y cuando digo invadió digo "le hizo el amor a mi paladar" porque eso pasa. El dulce de leche copa la parada y me convence de que todavía, a esta altura de mi vida, puedo encontrar algo nuevo en alfajores. La masa hecha de harina de almendras es delgada, pero no me importó porque combina de manera tan etérea con el resto de los ingredientes, entre ello un baño de chocolate de esos que te queda por largo tiempo en el paladar, que nada más importa. No me importa decir que estoy equivocado, que un alfajor que es casi todo relleno me maraville. Que un alfajor tan chiquito me cautive y me haga cerrar los ojitos y decir "quiero otro".

Y abro otro. Claro. Y vuelvo al éxtasis. Y maldigo no tener 20 cajas más para convidarles a mis amigos y familiares y decirles "esto es una maravilla"

Deléitense con su Instagram: https://www.instagram.com/mamuschkachocolate/


Comentarios

Se me hizo agua la boca!!! Paso por Bariloche y me compro las 19 cajas que no pudiste!!!
Pablo J. dijo…
Que bien se ven!!! Hay que hacerle una visita, en capital hay algunas sucursales. Abrazo!
Daniela dijo…
Buenas , muy bueno tu blog. Soy amante de los chocolate y alfajores también. Mamushhka es de lo mejor que tenemos a nivel nacional. No me extraña que sean buenísimos!!!. Recomiendo los de rapanhui también!, El de chocolate, el de dulce de leche y uno de avellanas, son la gloria. No lo encontré por acá. También si tenés a alguien que ande por mar de ajo, la marca bocana la rompe!. Los de nuez y chocolate blanco
TangoPan dijo…
¡Qué buena pinta que tienen!

Con ganas de comer uno detrás de otro durante horas jejejeje

¡Saludos!